Loading...

JEFES POLICIACOS DE NUEVOLEÓN TRATARON DE BLOQUEAR INVESTIGACIÓN DE NARCO-EJECUCIÓN POR POLICÍAS



MONTERREY, Nuevo León — Los dos máximos funcionarios policiales en Nuevo León presuntamente intentaron bloquear una investigación sobre un grupo de policías estatales señalados por trabajar para una facción de Los Zetas y arrestar a un grupo de narcotraficantes rivales. 

Los familiares encontraron a las víctimas momentos más tarde acribillados a balazos.

El asesinato tuvo lugar el mes pasado, cuando los agentes de policía Rolando Elías Niño, Josué García Bernabé y Lino Bautista Hernández y otros posibles sospechosos presuntamente secuestraron a Miguel Ángel “El Ganso Pérez Ojeda y Víctor Adrián” Tun Tun “Rodríguez, dos traficantes de drogas independientes. 

Los tres policías son miembros de Fuerza Civil de Nuevo León y fueron asignados a las patrullas 1559 y 1558 el día de los asesinatos. Los tres oficiales han sido identificados como colaboradores de la facción Cartel del Noreste de Los Zetas. 

Investigadores de la Fiscalía de Nuevo León y sus homólogos en Tamaulipas recientemente arrestaron a los tres policías quienes se habían dado a la fuga en ambos estados. Actualmente se encuentran en la prisión estatal de Apodaca en Nuevo León por cargos de desaparición forzada.

Fuentes policiales estadounidenses que trabajan en Nuevo León han revelado a Breitbart Texas que el Secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, Aldo Fasci, y su mano derecha, Jorge Fernando Garza Morales, el Comisario General de Fuerza Civil han estado bloqueando la investigación de los policías corruptos desde sus inicios. 

Además de interferir con la investigación llevada a cabo por otras agencias policiales mexicanas Fasci y Garza Morales negaron abierta y privadamente la participación de los tres agentes de policía en el caso. Después del arresto de los tres policías, los dos líderes han evitado hablar del caso, no solo en la prensa sino también en círculos políticos y diplomáticos.

Información privilegiada sobre la investigación proporcionada a Breitbart Texas por autoridades policiales estadounidenses reveló que el día del asesinato, los policías corruptos arrestaron a las víctimas apodadas El Ganso y Tun Tun en la Colonia Valle de Santa Lucía, en la parte norte del área metropolitana de Monterrey; sin embargo, las dos víctimas nunca fueron llevadas a la cárcel o ante un juez. 

Un video de vigilancia al que Breitbart Texas tuvo acceso pero que no puede publicar su contenido por ser información privilegiada capturó partes del arresto o secuestro de las víctimas.

Después del secuestro, los familiares de las víctimas intentaron sobornar a los oficiales de Fuerza Civil para que fueran liberados. Los agentes supuestamente les dijeron a los familiares que los liberarían poco más tarde. En cambio, momentos después, los familiares encontraron los cuerpos baleados de El Ganso y Tun Tun a solo unas cuadras de distancia. 

Una de las víctimas, El Ganso, murió en el lugar, mientras Tun Tun murió poco después en el Hospital Universitario de Monterrey.

La presunta interferencia de Fasci y Garza Morales con respecto a la investigación se produce en un momento en que no solo Fuerza Civil, sino también otros departamentos policiacos en Nuevo León han sido objeto de escrutinio por la corrupción generalizada y los vínculos con los carteles de la droga.

Como informó Breitbart Texas, Roberto “El Pariente” García Tinajero, un alto jefe de la facción Vieja Escuela de Los Zetas, presuntamente lidera una célula de secuestro y extorsión en el vecino estado fronterizo de Tamaulipas, a pesar de que al momento estaba encarcelado en una prisión de Nuevo León. 

En lugar de secuestrar a los miembros de algún cartel rival, el grupo de Tinajero azotaba a citricultores y ganaderos inocentes en Tamaulipas. La prisión estatal de donde el capo de los Zetas había podido operar abiertamente también está dirigida por Fasci y sus fuerzas policiales.


En abril, Breitbart Texas informó sobre otro caso en el que una unidad especial con Fuerza Civil presuntamente arrojó a un Texano desde un edificio de 14 pisos en una aparente extorsión fallida. La víctima, Fortunato Esquivel García, de 27 años, había sido vinculada a la distribución local de metanfetaminas y los agentes de policía presuntamente utilizaron una orden de detención falsa para extorsionar a la víctima. Durante la operación fallida, los agentes de policía presuntamente arrojaron a Esquivel del rascacielos – el murió en el impacto.
Share:
Loading...